La caída de Google. Por qué tener tu propia página web

LA CAÍDA DE GOOGLE O LA IMPORTANCIA DE CREAR TU PROPIA PÁGINA WEB

¿La caída de un gigante?

La caída – durante unas horas – de varios de los servicios prestados por el gigante de Internet Google, ha sorprendido a muchos. Lo impensable parecía haber sucedido. O al menos, amenazaba con suceder. Muchos lo resumían en una frase casi apocalíptica: Internet se ha roto. Pero esto era, obviamente, una exageración. El Titanic no se hundía. Sin embargo la chapa de su casco se revelaba algo menos resistente de lo que se le suponía. Los mecánicos han podido soldarla, eso sí. Aunque ha llevado su tiempo. Y el control de daños está por hacer. Para empezar, la caída de Google ha afectado principalmente a Europa, a diferencia de otras regiones del planeta donde la incidencia parece haber sido muy reducida.

Una caída que no ha afectado al buscador

Por otra parte, los servicios vinculados a Google que han dejado de operar con normalidad, o se han visto interrumpidos, no han sido todos. Así, el buque insignia del gigante de Mountain View parece que ha capeado el temporal. El buscador de Google se ha mantenido incólume y su funcionamiento no se ha visto afectado, que se sepa. En particular, la caída ha afectado fundamentalmente al sistema de almacenamiento de documentos en la nube Drive, a la red social Snapchat, a la base de datos de geolocalización Google Maps y a dos grandes servicios asociados a la marca: Gmail y YouTube. Tanto el operador de correo electrónico como la plataforma multicanal de vídeos han sufrido ostensiblemente los efectos.

Problemas de saturación

En un primer momento, hay quien ha llegado a barajar, la hipótesis de un ataque. Quizás por la influencia de la reciente noticia del ataque de hackers rusos a diversos organismos oficiales de los Estados Unidos. Pero esta teoría ha cedido ante la realidad. Después de varias horas de incertidumbre, ha llegado el comunicado oficial de Google. Descartan el ataque, y achacan lo sucedido a lo que denominan literalmente «un problema de cuota de almacenamiento interno». Al parecer, se trataba de errores que afectaban al sistema de autenticación de los usuarios y se reflejaban en aquellos servicios que requerían esa autenticación.

Así pues, y siguiendo con las analogías, podemos afirmar que el gigante no ha caído. Quizás ha sufrido un traspié. Y se ha recuperado. En apenas 45 minutos, si atendemos al comunicado oficial. Pero es lícito preguntarse ¿significa algo todo esto? Y si Google dejara de funcionar ¿qué pasaría?

Las verdaderas causas

El significado no podemos adelantarlo. Al menos hasta que la propia compañía ofrezca su versión de lo ocurrido. Y no sabemos si va a hacerlo – probablemente no-. Lo que sí a asegurado es que realizará un seguimiento exhaustivo de lo ocurrido para asegurarse de que no se repita.

Las principales especulaciones apuntan a un problema de saturación de servidores localizados, o que dan servicio a Europa. Eso explicaría su localización. Y quizás tenga que ver con un horario y unas fechas prenavideñas que multiplican el tráfico en Internet por diversos motivos, empezando por el e-commerce.

Es cierto además que las políticas de confinamiento y restricciones de movimiento por la pandemia han supuesto un salto de gigante en los usos y costumbre digitales. Comprar por internet no es una moda. Es una necesidad. Y no solo comprar. Trabajar, estudiar, relacionarse…etc. De eso hablábamos al saludar la llegada de la segunda revolución digital.

Las consecuencias de la caída

No es la primera vez que ocurre. Es cierto. Pero quizá esta vez las alarmas se han disparado con más motivo. Las consecuencias pueden calibrarse en aspectos tales como la monetización de vídeos de Youtube. Cada minuto que esté parada esta plataforma hay ganancias que se esfuman. La incidencia con el correo de G-mail también ha producido la ralentización de muchos servicios interdependientes. Y la saturación en los sistemas de autenticación a afectado a la actualización de campañas de marketing online como las de Google Shoppping. Todo esto tiene costes evaluables económicamente.

El problema es que, salvo en los servicios de pago, no se pueden pedirle responsabilidades a Google por algo que nos brinda gratuitamente. Sin embargo, tanto nuestra legislación como la mayoría de los contratos que ofrecen los ISP, Internet Service Providers o Proveedores de Servicios de Internet, sí prevén la posibilidad de exigir compensaciones por la caída de servidores, falta de prestación efectiva del servicio que cause daños cuantificables o falta de disponibilidad temporal.

La importancia de contratar tu propia página web

Es decir, si cuentas con tu propia página web, pagarás por tenerla alojada en un alojamiento web. Y si este se cae y te causa algún perjuicio cuantificable, existe la posibilidad de reclamar al prestador de ese servicio. Si por el contrario, te conformas con disponer de una ficha de Google Maps con tus datos de contacto, no será así. Y si por no contar con tu propio hosting web y dominio propio, no cuentas con unas cuentas de correo corporativo bajo tu propio dominio, cuando Gmail deje de funcionar, dejarás de tener correo. Así de sencillo.

Como empresa especializada en diseño web en Asturias, Mountain View podría parecer algo lejano. Pero no es así. Trabajamos intensamente la optimización y las  técnicas para mejorar el posicionamieno SEO de cada web en Google el buscador por antonomasia. Explotamos las vías para mejorar el poicionamiento en Google Maps. Y creamos campañas de marketing online a través de herramientas como Google Ads o Google Shopping. Por no hablar de las acciones de marketing en redes sociales como Instagram o Facebook. Algo a lo que cada vez más se están lanzando las empresas asturianas.

Pero si todo esto – Dios no lo quiera – se viniera abajo un buen día, sobreviviríamos, al igual que nuestros clientes. Nuestra web seguiría visible, nuestro Chat Online funcionando y nuestro correo electrónico operativo. Por eso trabajamos con proveedores de servicios de alojamiento con servidores en España y de máximas seguridad y solvencia.  Porque vuestra seguridad es la nuestra.

Si quieres empezar a trabajar con una empresa especializada con más de 18 años de experiencia en el sector prueba a llamarnos: 985 565 867 – 984 836 842 contacta a través de este enlace.

[Total: 0   Promedio: 0/5]