CÓMO EVITAR EL SPAM Y DEFENDERSE DEL CORREO MALICIOSO

CÓMO EVITAR EL SPAM Y DEFENDERSE DEL CORREO MALICIOSO

Cómo hacer que no llegue correo basura a mi cuenta

Esa es una pregunta que muchos usuarios de correo electrónico se hacen. El auge de los correos electrónicos no deseados en los últimos años se ha convertido ya en una verdadera avalancha. Lo que empezó siendo algo ocasional, pasó a ser un engorro y una incomodidad, hace ya algunos años. Los primeros correos basura podían ser fácilmente bloqueados a través de filtros o instrucciones de los propios gestores de correo electrónico como Microsoft Outlook. Bendita inocencia. La proliferación del SPAM en los últimos tiempos está llegando a extremos que impiden el uso del e-mail como herramienta de trabajo o de comunicación eficaz. En algunas cuentas, la saturación puede ser tal que consuman los recursos de alojamiento destinados al correo. Cómo evitar el SPAM se convierte entonces una cuestión prioritaria. Y en esta batalla no se hacen prisioneros.

Internet o el Bazar de las Maravillas

Como empresa de marketing online en Oviedo sabemos del potencial de las comunicaciones por correo electrónico. Y como el mail marketing constituye una de las estrategias de penetración publicitaria en expansión. En los últimos tiempos han proliferado las empresas que gestionan envíos de mails comerciales y ofrecen bases de datos segmentadas, supuestamente legales. Ahora bien, en el mundo de la publicidad en Internet existen maneras de hacer las cosas. Las hay más éticas y menos éticas. Existen prácticas legales, paralegales y otras abiertamente ilegales pero difíciles de perseguir. Los intentos de regulación siempre han chocado con el muro invisible de la deslocalización de las empresas y de los servidores; o del anonimato y las falsas identidades.

Debemos tener en cuenta que Internet es como un inmenso mercado de abastos de dimensiones mundiales. En él encontramos tiendas normales, trastiendas y mercado negro. Y un gran trasiego de gente. Gente que busca algo o que está simplemente echando un vistazo. Es el lugar ideal para los que quieren anunciarse o vender. Tanto para los honrados comerciantes como para aquellos con menos escrúpulos. Y para los carteristas, ladrones de identidades o chantajistas.

¿Por qué recibo tanto spam o correo no deseado?

El origen del correo electrónico no deseado o Spam se encuentra en las listas de correo. Algo que nació inocentemente como una herramienta más para aprovechar las posibilidades del e-mail como herramienta de comunicación. Si podías enviar un correo electrónico a uno o varios destinatarios ¿por qué no crear listas en las que incluir a aquellas personas a las que queremos enviarles un mismo mensaje de una sola vez?  Algo así como un antecedente del Whatsapp en el Pleistoceno. Las listas de correo permitían enviar un correo con una misma comunicación a la Asociación de Padres, o la hora del partido a los miembros del equipo de fútbol. Todo muy práctico.

Pero eso mismo pensaron muchos publicistas y anunciantes. Y muchos intermediarios. Entonces empezó la la caza de direcciones de e-mail y la elaboración de listas para acciones de mail marketing. Un término que nació con el propio correo electrónico. A partir de ahí, fueron cobrando importancia los datos agregados. No bastaba con disponer de un correo, había que saber más de su dueño para segmentar convenientemente la publicidad. Por eso todas esas direcciones fueron incorporándose a inmensas bases de datos con fines comerciales. Bases de datos donde los perfiles comerciales de millones de consumidores o potenciales destinatarios de publicidad comercial permiten una publicidad casi personalizada.

El problema de los bots dedicados al Spam

El primero y más conocido es la conocida araña o crowler de Google que rastrea los millones de páginas webs existentes en todo el mundo a una velocidad de vértigo. De hecho, podría rastrear la totalidad de las páginas web de Asturias en apenas un pestañeo.

Sin embargo los crowlers maliciosos existen, y detectan direcciones de e-mail expuestas en los websites y envían miles de correos a través de los formularios. Y de los comentarios abiertos al público en los blogs o secciones de noticias de cualquier página web. Estos son los culpables de tantos mensajes sin sentido aparente que recibimos en nuestras cuentas, redes sociales o bitácoras. Mensajes que ofrecen de todo. Desde Viagra a Cialis, Chats de sexo en vivo, o servicios de diseño web desde la India dirigidos a quienes buscan una empresa de diseño web en Asturias, o en Santiago de Chile, que igual da. Muchos sin sentido. Otros incomprensibles, escritos en caracteres cirílicos del este de Europa, chinos o tailandeses. De todo hay. Y nada bueno.

Porque la mayor parte de los correos electrónicos como el precedente no tratan ya de vendernos nada. Son solo trampas para incautos. Lo que tratan de robarnos son bien nuestros datos, a través del phising, o bien infectar nuestro equipo con malware de todas clases. El phising persigue recabar datos sensibles a través de formularios de páginas web falsas a las que nos redirigen con un enlace aparentemente lícito. El randsomeware, a su vez, se activa por el mero hecho de hacer click en un enlace fraudulento o en cualquiera de los archivos adjuntos a un mensaje. Y es demoledor, pues puede encriptar todos nuestros archivos con el fin de solicitar después un rescate por desencriptarlos.

Trucos para evitar el SPAM

En un principio, para evitar el correo basura se aconsejaba no facilitar tu dirección de correo a cualquiera. O no publicitarla en tu página web. Pero esto la haría inservible como canal de comunicación efectivo. Además, muchos servicios aparentemente gratuitos o informativos  solicitaban – y solicitan –  nuestra dirección de e-mail para poder suscribirnos o acceder a la información que  deseamos. Y se la damos. Por eso se ha convertido en práctica habitual disponer de una dirección de correo secundaria para suscripciones de este tipo. El problema es que con una sola vez que hayamos facilitado la dirección que deseamos mantener a salvo de spammers, ya la hemos liado parda. Porque las bases de datos con direcciones de correo están a la venta. Y circulan. Se compran y revenden, sí. Por mucho que lo prohíba la legislación en materia de protección de datos.

¿Podemos denunciar el correo basura?

Hoy en día, casi todo es denunciable, por supuesto. Cuestión distinta es el recorrido que después tendrá esa denuncia. La pregunta sería ¿cómo nos protege la ley del correo basura? En principio, la legislación nacional a través de la Ley 34/2002 de la Sociedad de los Servicios de la Información y del Comercio Electrónico (LSSICE) pretendió atajar el SPAM. La solemne prohibición del envío  de comunicaciones comerciales no solicitadas o autorizadas en su artículo 21 es, en muchos casos, papel mojado. Y esto es debido a dos dificultades principales para su operatividad.

1. Cuando ya has autorizado la recepción de SPAM

La autorización o consentimiento previo para el envío de comunicaciones comerciales puede haber sido obtenida sin que nosotros apenas seamos conscientes de haberla otorgado. Especialmente desde el boom de las APPS o aplicaciones gratuitas para móviles. De hecho, para la instalación de muchas APPS miles de usuarios se limitan a aceptar condiciones que no se molestan en leer. Y cuya extensión, redacción  y tamaño de fuente tampoco están diseñadas para invitar a hacerlo. Ahí podemos estar autorizando de todo. Y lo hacemos.

2. Cuando el spam es enviado desde terceros paises

El hecho de que buena parte de los emisores de SPAM no disponen de establecimiento u oficinas en España, ni en el territorio de la Unión Europea ya los sitúa fuera del ámbito de aplicación de la propia Ley. Pero es que aunque la ley establezca obligaciones, es esencial que su cumplimiento pueda imponerse en la práctica a través de sanciones. Por mucho que se declare que la  utilización de un servidor situado en otro país no es motivo suficiente para descartar la sujeción a la Ley del prestador de servicios, lo cierto es que, en la práctica, estos escapan a cualquier posibilidad de control o sanción efectiva.

Así y todo hay mucha empresas españolas que envían comunicaciones comerciales no solicitadas. En este caso, cabría responder solicitando la baja inmediata de esa lista de correo. Esta posibilidad, además, es obligatoria incluirla en este tipo de comunicaciones, tal y como establece el artículo 21 de la LSSICE in fine.

En definitiva, podemos denunciar, sí. Pero hemos de estar seguros de no haber consentido previamente nuestra inclusión en esa lista de correo. Y aunque estemos seguros, nuestra denuncia servirá de bien poco si no podemos localizar un establecimiento en España de la empresa o entidad que nos envía el correo no deseado.

Dicho esto, la prevención se presenta como la mejor solución.

¿Cómo dejar de recibir spam en mi cuenta de correo?

Esa es la pregunta del millón. He aquí algunos consejos para impedir que llegue correo basura a tu bandeja de entrada y mantenerla lo más libre de spam posible.

1.- Instalar un Captcha actualizado en el formulario de contacto de tu página web. De esta forma evitarás la saturación de la cuenta de correo a la que lleguen esos mensajes.

2.- Asociar un certificado SSL de calidad a tu dominio corporativo si utilizas cuentas de correo con la extensión del dominio de tu página web.

3.- Mantener actualizada tu página web, tienda online o blog a la última versión estable para evitar los ataques de hackers y software malicioso que pudiera facilitar el robo de correos electrónicos.

4.- No abrir el correo electrónico no deseado como norma general, pues al hacerlo estás confirmando al spammer que se trata de una cuenta activa y así te mantendrá en su lista y bombardeará aún más con correo basura. Márcalo como spam y elimínalo directamente.

5. – Fíjate en la extensión de la dirección de correo del remitente, no en el nombre genérico que aparece primero sino en lo que viene después de la @. Si es una extensión de una empresa nacional, puedes abrir el correo y utilizar la opción darse de baja que obligatoriamente debería incorporar su mensaje.

6. – Utiliza las herramientas de filtrado que te brinde tu gestor de correo. Marcar como no deseado, bloquear remitente…etc. A veces, incluso funcionan.

7.- Activa algún filtro Anti-Spam a nivel del servidor del proveedor de alojamiento.

Estrategias para reducir el spam

En definitiva, las claves para evitar el spam y la saturación de correos electrónicos no deseados pasa por 3 caminos.

1 Discreción

Evitemos exponer nuestra dirección de correo en público, si es posible. En lugar de incluir una dirección de contacto en nuestra página web, blog o perfil en redes sociales, podemos recurrir a un formulario de contacto, siempre que se mantenga convenientemente protegido de los bots mediante un Captcha que les impida el acceso.

2. Diversión

Utilicemos una cuenta de correo secundaria que nos nos importe satura de SPAM para suscripciones puntuales o acceso a servicios ocasionales.

3. Defensa activa

Apliquemos los filtros antispam disponibles en nuestro servidor de correo y en el propio programa de gestión, si los tiene. Los más efectivos operan a nivel del servidor y su eficacia dependerá de nuestro proveedor de alojamiento. No es recomendable utilizar software de filtrado antispam sin conocer antes las compatibilidades o posibles conflictos que se podrían producir.

En definitiva, si tienes problemas de correo en tu empresa o negocio, lo mejor es ponerte en manos de profesionales. En caso de tener contratado un alojamiento web, podrás recurrir al servicio de soporte de tu empresa de diseño web o que te preste los servicios de mantenimiento web si incluye la protección antispam. Si buscas cómo evitar el Spam en tus cuentas de correo, siempre podrán aconsejarte. Eliminar el spam de manera absoluta puede resultar una quimera, pero sí que puede combatirse. En PRISMA ID podemos ayudarte, solo tienes que contactar con nosotros.

[Total: 0   Promedio: 0/5]